05/04/2019

El sector comercial se interiorizó sobre las claves de la Reforma Tributaria



Bajo el marco de acciones que viene realizando la entidad con la finalidad de proveer a sus socios de las herramientas disponibles para el análisis de las implicancias en el sector de Comercio y Servicios que las nuevas reformas tributarias y laboral anunciadas por el Gobierno nacional conllevan, autoridades de la Cámara de Comercio de Córdoba y representantes de sus cámaras socias, compartieron el 23 de noviembre un desayuno de trabajo junto a Nadín Argañaraz, quien compartió su visión al respecto

Argañaraz, especialista en finanzas públicas y Director de  Iaraf, presentó los posibles cambios en el sistema de cálculo de las contribuciones, a saber: a) se establece un mínimo no imponible (MNI) que va creciendo anualmente, siendo para el año 2018 de $2.400 mensuales, y llegando al año 2022 a $12.000 de salario bruto para las contribuciones patronales; b) de manera gradual se unifican las alícuotas de contribuciones patronales para el sector privado, llegando al año 2022 con una alícuota única de 19,5%; c) se elimina también de forma gradual el esquema de reducción de contribuciones por zona geográfica.

Estas medidas, aseguró, tendrían dos efectos principales: a) dotar de progresividad al sistema y b) otorgar una ventaja relativa a CABA y Buenos Aires, atentando contra el desarrollo de las economías regionales que tienen mayores costos de transporte hacia la principal salida de los productos al exterior o hacia el principal mercado de consumo del país.

Al respecto, Argañaráz insistió que esta penalización relativa al interior del país debería generar una discusión de envergadura, muy relacionada con la estrategia de desarrollo regional del país, un tema central de la agenda de políticas públicas.

Asimismo, aseguró que el desafío fiscal que debe afrontar el país es sumamente significativo. “Hoy el gobierno nacional tiene un déficit fiscal de 6% del PBI y los gobiernos provinciales uno del 1% del PBI. En este contexto se debe llevar adelante una baja de la presión tributaria. Es vital para la consolidación de la reactivación actual que baje la presión tributaria”.

De acuerdo a los escenarios analizados en el estudio técnico presentado, los componentes de la reforma fiscal que la Argentina necesita llevar adelante son básicamente cuatro: a) Un acuerdo de responsabilidad fiscal de Nación y provincias, b) Un acuerdo sobre el reparto de recursos públicos entre los distintos niveles de gobierno, que garantice la sostenibilidad eficiente y equitativa del desequilibrio fiscal vertical que tiene el país, c) Una reforma tributaria nacional que baje el peso de los impuestos, principalmente el de los más distorsivos (como el impuesto al cheque) y que a la vez aumente el grado de progresividad, y d) Una reforma tributaria provincial y municipal.

Al respecto, confirmó que el conjunto de reformas que está en el Congreso trata estos cuatro ejes de referencia. Sería pues clave que las leyes definitivas que surjan luego se cumplan en tiempo y forma.

“Todas las reformas serán sostenibles siempre y cuando baje el peso del gasto público tanto de Nación como de Provincias. Por eso es clave la ley de responsabilidad fiscal”, concluyó Argañaraz.

Al término de su presentación, se abrió un espacio de debate entre los empresarios presentes quienes destacaron la importancia de esta iniciativa de la Cámara de Comercio y expusieron sus inquietudes al especialista.